No hay boda, no hay fiesta. ¿Qué se han inventado los productores para que esta secuela sea todavía más cómica que las anteriores? Pues, el final. 

 Todo finaliza donde empezó todo: Las Vegas. 

Ya está aquí Resacón3, la película más gamberra y fiestera de la gran pantalla. Sin boda, ni fiesta final, los guionistas nos han metido, de lleno, en un funeral.

Esta traca final empieza con Alan (Zack Galifianakys) cantando el Ave Maria, junto a Bradley Cooper, Justin Bartha y Ed Helms. También habrá espacio por nuevas caras como John Goodman (Cheers, Los Picapiedra).

Después de recaudar cerca de 600 millones de euros en todo el mundo con Resacón 2, el final de la trilogía nos invitará a reirnos a carcajada limpia con una loca escapada de una institución mental. Los cambios, os sorprenderán. 

Todd Phillips vuelve a dirigir esta exitosa franquicia con final 'épico'. Además tanto el póster promocional como algunas de las imágenes utilizadas para la promoción tienen una referente claro: Harry Potter.